domingo, 14 de diciembre de 2014

FLOWER POWER


"La Argentina tiene que cerrar la etapa de Derechos Humanos". De esta manera nos ilustra el domingo el genio político de Sergio Massa, sin dejar bien claro a qué se refiere. Asumo que se tratará de detener las investigaciones en las causas seguidas contra ex represores, y por Dios, no estará proponiendo que la República Argentina comience a violar una vez más los tratados internacionales.

Dudo siquiera que este adoquín tigrense sepa de qué esté hablando. Es más probable que sus asesores -los verdaderos estafadores detrás de todo esto- le hayan sugerido que salga a tirar una bomba de esta naturaleza, enganchándose en la polémica inaugurada por Mauricio Macri durante la semana pasada.

No vamos a negar que esta arista en el debate resulta tentadora para alrededor del 50% del electorado argentino. Seamos sinceros: el enano fascista existe, y todos podemos ser víctimas de él si nos descuidamos un segundo. Nada pierde Macri diciendo algo así, y ojo porque tampoco suma mucho. Más bien persigue tomar ese vapor de malestar contra el Gobierno Nacional que ya existe y condensarlo en caudal electoral, buscando que fluya hacia su bolsa de votos.

La verdad es que esta barbaridad pega. A mucha gente le gusta, y lo comparte por facebook. Miles de oficinistas esperando que por fin "alguien tenga huevos y lo diga". Puede ser que abusamos también de este tema. Y cuando se abusa tanto de algo, no tarda en volverse frívolo. Una parodia de sí mismo. O puede ser que no elegimos a los locutores apropiados para encararlo. Y en el peor de los casos podemos concluir que el argentino es una mierda, y que después de lo que pasó durante la dictadura no aprendimos nada. Esta última posibilidad bien puede ser cierta, pero de nada nos sirve pensarla porque igual, tenemos que ganar en el 2015.

El tigrense, un tipo más bien boludón, ve eso y quiere su parte. Pero es tarde. Siempre fue tarde. Massa ganó una legislativa en un distrito el año pasado, por márgenes estrechos. Como De Narváez en el 2009. Eso no lo hace candidato a presidente para el 2015. Eso lo hace sólo un candidato natural a Gobernador de la Provincia de Buenos Aires más que se niega a ser sepultado en ese sarcófago electoral que es la Provincia más grande del País.

El candidato -y la verdadera amenaza para las ambiciones electorales del FPV- es Mauricio Macri. Siempre lo fue. Nunca hubo otro. Macri no es nuevo. Macri se viene instalando desde hace 20 años, desde que asumió la presidencia de Boca Juniors. Fue muy hábil en eso, ya que eligió un ámbito que lo proyecta hacia todo el país atravesando provincias y distritos. Si resulta cierto que son La Mitad mas Uno, entonces Macri viene trabajando sobre La Mitad mas Uno del electorado desde mucho antes que Massa, Scioli o la misma Cristina. Algunos se atreverán a decir que de esta Mitad mas Uno no todos votan presidentes, por no alcanzar la edad legal o por no ser naturales de la República. El Anarka prefiere no emitir opinión al respecto.

La cuestión es que Mauricio viene horadando su electorado desde el año 95, y lo hizo con bastante eficiencia. No tiene sentido enumerar las conquistas deportivas del club de la ribera durante su gestión. No necesita entonces instalarse porque ya está instaladísimo. Eso de que "en el interior nadie lo conoce" es una gilada. Todo aquél que conoce a Boca Juniors -la supuesta mitad mas uno de este país y países limítrofes- conoce a Mauricio Macri.

Por otro lado, se habla de que "le falta estructura partidaria". Nadie puede seriamente sostener un argumento así. Todos conocemos la naturaleza de nuestros condottieri electorales. Bien claro está que "la estructura" (o aparato) se consigue cuando se tiene con qué. Los intendentes y gobernadores son hombres prácticos, que miran las encuestas y actúan. Ninguno de ellos tiene fibra de capitán heróico que se hunde con su barco, porque saben bien que lo que no se consigue dentro del PJ, se consigue por afuera. Y nadie se quiere quedar afuera en este oficio.

Finalmente, su principal activo político es que en una hipótesis de ballotage no se estaría midiendo con Cristina, sino con un candidato que Cristina apoye. Y como dije alguna vez en esta publicación, desde que el Gral. Juan Domingo Proudhon murió en este país nadie es dueño de los votos. No se endosan, se tienen que ganar mano a mano, uno por uno. Cristina puede tener la mayor imagen positiva de todo el espectro electoral, pero cuando termina su mandato se la lleva a su casa y no se la deja a nadie.

Dentro de este panorama, Scioli no resulta un candidato competitivo. No sólo porque se ve desaventajado en el mano a mano, sino porque además Scioli gobierna hace 8 años la Provincia de Buenos Aires. Carga con todo el desgaste de la gestión en un provincia imposible, un distrito electoral en el que se incineran las aspiraciones electorales de cualquiera. Una toma de rehenes o un motín en una cárcel y se acabó.

El vecino bonaerense tiene trabajo, pero sigue teniendo villas e inseguridad, y quiere un cambio. Naturalmente lo va a querer. El mismo vecino -particularmente el del primer cordón, donde el PRO ya pudo instalar candidatos a intendente propios- ve que en Capital se vive mejor y no se detiene a pensar los motivos estructurales por los cuales la Ciudad de Buenos Aires se gobierna sola. Tampoco le importa mucho que el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires clausure centros culturales. Scioli puede ganar en la PBA, pero Macri también junta votos allí, y como se ha demostrado en el año 1999, se puede ganar la Provincia y aún así perder el país.

Por otra parte, Scioli fuga votos propios. Los adictos al FPV somos un electorado pragmático, pero algunos no lo son tanto y no podemos erguirnos seriamente como el partido de los que creemos que los derechos humanos no son un curro detrás de un candidato como Mancuso. Ni siquiera es entonces un gran candidato para blindar lo que ya tenemos.

Pero aún blindándose los votos que ya son nuestros, en un escenario de ballotage -eventualidad que considero más que factible- Scioli necesariamente perdería con Macri, ya que estarían midiéndose dos candidatos de similar perfil, sólo que el primero cargaría con dos mochilas. El desgaste propio de 8 años de gestión en un distrito difícil y el desgaste ajeno de un gobierno nacional saliente que viene desde hace 12 años conformando un frente del rechazo. Este frente del rechazo se vería plenamente capitalizado por su rival cuando en plena campaña Scioli se vea constreñido a venderse como "la continuidad del proyecto" para ganar las PASO.

Paradójicamente, Scioli tendría mejores chances como candidato opositor que como candidato propio, pero gobierna un distrito que se hace cuesta arriba de gobernar si no se cuenta con el apoyo del Gobierno Federal. Nada más ni nada menos que un candidato imposible en una provincia imposible. ¿Cómo se puede gobernar la provincia que concentra casi la mitad de la población del país, cuando se percibe en concepto de coparticipación mucho menos que esa cifra? He ahí la explicación de por qué los Gobernadores de la PBA nunca llegan a presidentes. 


Queda un largo año por delante, y hay tiempo para seguir reforzando otras candidaturas. Capitanich (QEPD) era un gran candidato, pero aceptó el cargo equivocado en el momento equivocado, dedicándose a ser el mascarón de proa de un rompehielos ártico. Urribarri, seamos sinceros, si tuviéramos que filmar una película y necesitamos un actor para que interprete al presidente, no elegiríamos al entrerriano porque simplemente no tiene cara de presidente. No da el Physique du Role.

La esperanza para las aspiraciones electorales del FPV descansan -a mi soberbio entender- en Randazzo, que goza aún de la ventaja de ser alguien nuevo que gestionó con eficacia el tupper presupuestario que oportunamente se le asignó, y tiene la cara de nada necesaria para venderse como candidato "de centro". Eso sí, aún tiene muchos trenes que arreglar y muchos DNI's que repartir (entre ellos el mío que nunca lo renové), y prender velas para que no vuelvan a darse episodios como el de la terminal de la línea Sarmiento. 

Sea como fuere, es importante ganar las elecciones del 2015, no tanto por la enorme cantidad de motivos que son de público conocimiento, sino para evitar que en esta patria se sigan viendo imágenes como ésta:


4 comentarios:

K-beza dijo...

Muy buen análisis Anarco, y coincido contigo respecto de Florencio (es mi candidato en las PASO), pero te desubicaste cuando hablas de Scioli y decís "se ve desaventajado en el mano a mano", muy fino lo suyo, jaja. Abrazo Nac&Pop

Tilo, 73 años dijo...

Desde que se retomó la causa de los DDHH y se comenzó en serio con los juicios a los asesinos antipatria, hubo voces que se levantaron en contra. Es lógico que así sea ya que, como bien aclarás, un porcentaje amplio de la ciudadanía no ve con buenos ojos a la plataforma de Memoria, Verdad y Justicia. Muchos aún mantienen fresquita la mentira de los dos demonios, de manera que la única manera de hacer honor a la verdad es PROSIGUIENDO con la tarea judicial. Ya llegó la hora de los instigadores civiles, únicos beneficiarios con el cambio violento de la política económica. Y están especulando con el paso del tiempo, al igual que el gran pasquín argento y sus eternas cautelares. Tiemblan con sólo pensar en una continuación de este Modelo virtuoso que, con sus más y sus menos ha podido rescatar el orgullo y la soberanía nacionales.
Es inevitable que los cachivaches de Barrio Parque y Narcodelta muestren la hilacha. Mejor que así sea, para que luego no haya quien se "equivoque" al depositar su voto.

Anónimo dijo...

Renová el DNI, no seas ganso... que si no, perdemos un voto!

Mauri Kurcbard dijo...

Sos el mejor, anarka, viva peron!

Gestas Históricas

PROPAGANDA LIBERTARIA EN LA BLOGÓSFERA